Una mujer encarcelada por más de 15 años injustamente hace lo mejor que puede para reconstruir su vida

June 15, 2018 19:30 By Fabiosa

Casi 16 años en prisión por un crimen que no cometió la marcaron para siempre. Ahora trata de rehacer su vida y aunque está recibiendo ayuda, es una cuesta dura de subir.

Kirstin Blaise Lobato fue declarada culpable de asesinato en 2001, a la edad de 18 años (cuando acababa de terminar la escuela secundaria), y condenada a entre 45 y 100 años de cárcel.

Hace apenas seis meses salió en libertad, después de que la exoneraran de cargos, y hoy con 36 años lucha por retomar el tiempo y el rumbo perdidos.

La liberación de Kirstin fue un logro de Innocence Project, una organización dedicada a ayudar a aquellos que han sido condenados erróneamente, que se interesó por su caso y logró que  fuera declarada inocente y excarcelada luego de pasar más de 15 años enrejada.

Según reseñó el portal Today, en mayo de 2001 Lobato estaba en Las Vegas visitando amigos cuando fue atacada en un estacionamiento de Budget Suites. Se defendió con un cuchillo para cortar el área inferior del atacante, y luego le contó a amigos y familiares sobre el incidente.

Semanas después, el 8 de julio de 2001, la policía encontró el cadáver de un hombre llamado Duran Bailey en un estacionamiento de un banco en Las Vegas. El cuerpo de Bailey estaba magullado y golpeado y su pene había sido mutilado.

Doce días luego, la policía recibió una llamada en la que le informaron sobre la historia de Lobato. Una comisión del cuerpo policial de Las Vegas llegó a su casa situada a tres horas de distancia, en Panaca, Nevada.

Kirstin dijo que los agentes le mencionaron el incidente de dos meses antes, cuando fue atacada en Las Vegas.

"Simplemente me derrumbé porque eran detectives de homicidios y mi suposición fue que ese tipo debía haber muerto. No tenía ninguna razón para pensar que estaban hablando de algo completamente separado", confesó Lobato a Today.

"No me enteré hasta días después, de que me estaban cobrando algo con lo que no tenía nada que ver", agregó.

El médico forense de la investigación dijo que Bailey murió alrededor de las 4 am de esa mañana de julio y que los testigos de Lobato no podían confirmar su paradero en ese momento. Entonces fue declarada culpable del asesinato de Bailey en 2002.

"Cuando me enteré de que iba a ir a la cárcel, confié en el sistema. Pensé que todo estaría bien siempre y cuando les dijera la verdad", dijo Lobato a Today. "No tenía idea de lo equivocada que estaba".

En 2004, la Corte Suprema de Nevada anuló el veredicto de Lobato, debido a que el abogado de la defensa no interrogó a un testigo de cargo. Fue juzgada nuevamente en 2006 por cargos de homicidio, mutilación y posesión de armas, y encontrada culpable una vez más.

Luego, en 2016, la Corte Suprema solicitó una nueva audiencia y el Proyecto Inocencia intervino. Solicitaron a entomólogos forenses que concluyeran que, según el médico forense, de acuerdo con el momento de la muerte el cuerpo de Bailey debería haber estado cubierto de huevos de mosca azul.

Estos insectos llegan a un cuerpo alrededor de 24 horas después de la muerte y ponen huevos visibles de color amarillo o blanco.

Sin embargo, no hubo ninguno en este caso y los entomólogos concluyeron que Bailey murió a las 10:00 pm del 8 de julio, cuando los testigos de Lobato dijeron que ella estaba en Panaca, según publicó Proyecto Inocencia en su sitio web.

Con base en esta evidencia, todos los cargos contra Lobato relacionados con el caso fueron retirados. Fue exonerada el 29 de diciembre de 2017 y liberada el 3 de enero de 2018.

"Sabía que iba a ser libre en cualquier caso. Pero hay una gran diferencia entre todos los cargos y todas esas cosas en tu registro, así que ni siquiera puedo describir la sensación que tengo dentro sabiendo que mi nombre está finalmente limpio", dijo Lobato, que habría estado en libertad condicional en mayo si no hubiera sido encontrada inocente.

"Esperé mucho tiempo para esto", añadió.

Lobato ahora se enfoca en reconstruir su vida en Las Vegas. Actualmente vive con Michelle Ravell, la madre de su novio en el momento en que fue condenada erróneamente por primera vez, a quien ahora también llama "mamá".

Ravell se mantuvo al lado de Lobato en los últimos 17 años para ayudarla a ser exonerada. "Me vi obligada a ayudarla porque me puse en su lugar. Pensé para mis adentros: 'Si esto me sucediera, ¿qué querría que hiciera por mí la gente que me rodeaba?'", dijo Ravell a Today.

"Si no hiciera algo para ayudarla, nunca sería capaz de vivir conmigo misma", recalcó.

Como parte de la reconstrucción de su vida, Lobato se asoció con Glam4Good, una organización dedicada a ayudar a las personas que lo merecen a sentirse lo mejor posible a través del estilo y la belleza, para completar su vestuario mientras intenta volver a ingresar a la fuerza de trabajo.

También le abrieron una cuenta en Mighty Cause, para recaudar fondos que la ayuden a comenzar de nuevo.  

Hace poco viajó a Nueva York para la gala anual del Proyecto Inocencia el 8 de mayo de 2018, cuando Glam4Good mimó a Lobato con un maquillaje que incluyó un corte de pelo, maquillaje y una fiesta de compras para infundirle confianza en el evento y más allá.

"Glam4Good, en esencia, trata de potenciar la dignidad", dijo la directora general de la fundación, Mary Alice Stephenson. "No es un cambio de imagen. Es mucho más que eso. Esto le está dando a [Lobato] las herramientas que necesita y quiere apoyar cómo quiere aparecer ante el mundo".

Pero los años de encierro pesan y después de sentirse abrumada con la idea de asistir a la gala, Lobato decidió no ir unos minutos antes de presentarse en el evento.

"De alguna manera, es como si solo hubiera estado libre durante cinco minutos. Todavía estoy aprendiendo cómo funcionar en el mundo como un adulto con la tecnología, con esto, aquello y lo otro. No sé cómo para navegar la vida en absoluto ", dijo Lobato con lágrimas en los ojos por no asistir a la gala.

"Estoy haciendo lo mejor que puedo y a veces simplemente no puedo hacerlo y esta fue una de esas veces".

"Es fácil mirar a la mujer que tenemos delante y olvidarse de todo lo que soportó. No podemos verla por fuera, pero hay cicatrices psicológicas que corren profundo ", escribió Vanessa Potkin, directora de litigios posteriores de The Innocence Project, en un correo electrónico a Today.

"Ella vivía en un entorno donde expresar emociones es un signo de debilidad que podría poner su vida en peligro", afirmó.

Pero después de todo lo que ha pasado en los últimos 17 años, Lobato tiene esperanzas para el futuro.

"Tengo un mensaje para cualquiera que esté pasando por una situación similar a la que viví. Sé fuerte, cree en ti mismo y nunca te rindas. Habrá días en los que sentirás que no puedes dar un paso más. Solo sigue poniendo un pie delante del otro porque eventualmente llegará tu día".