Mujer tuvo enfermedad misteriosa por 10 años hasta que constructores le dieron el diagnóstico

June 15, 2018 19:59 By Fabiosa

Una mujer de Indiana, que sufrió una enfermedad misteriosa que la dejó con una fatiga extrema durante 10 años, finalmente está recuperando la buena salud, gracias a los trabajadores de la construcción que determinaron su causa y le devolvieron la vida.

Kathi Wilson, de 41 años, de Shelbyville, estaba deteriorada, al punto que hasta caminaba como una anciana y con la ayuda de un bastón. Esta situación la tenía a ella a su familia totalmente desconcertados.

Sus síntomas eran similares a los de la gripe: malestar general, dolor muscular, fatiga, que solo se volvieron más debilitantes con el tiempo. "A lo largo de los años, siguió empeorando", le dijo su hija, Ashley, al portal Inside Edition.

Incluso su doctora, Mary Beth Hensley, no podía entender qué estaba enfermando a Wilson. La mujer probó muchos medicamentos y especialistas realizaron todo tipo de pruebas, pero no dieron resultado.

Ya le habían realizado pruebas cardíacas, radiografías de tórax, resonancias magnéticas, para ver si algo estaba relacionado", dijo el Dr. Hensley.

"Sentí que fuimos muy minuciosos, pero no encontramos una solución". Al final, fue un equipo de trabajadores de la construcción de viviendas, contratados para remodelar el baño de Wilson, quien descubrió la causa.

Resultó que el calefactor y el calentador de agua de su casa no se instalaron correctamente y goteaba pequeñas cantidades de monóxido de carbono, el gas transparente e inodoro conocido como el asesino silencioso.

"Me sorprendió", dijo Wilson a Inside Edition. En poco tiempo, los contratistas arreglaron las conexiones y ella ahora se está recuperando con energía renovada, aunque su voz todavía es débil a partir de la experiencia de una década. "Me siento genial", dijo.

"No he sido tan feliz en eso, no puedo decir por cuánto tiempo". Wilson no tiene nada más que aprecio por los contratistas que hicieron un diagnóstico, diciéndoles "Quiero agradecerles a ustedes por devolverme mi vida".

Los expertos dicen que cada hogar debe tener un detector de monóxido de carbono colocado a 1,5 metros del suelo y cerca de las habitaciones, ya que el peligro es mayor mientras duerme.