Mamá perdió mitad del cerebelo tras ACV y convirtió su recuperación en poderoso momento

May 9, 2018 15:38 By Fabiosa

Esta valiente mujer usa la experiencia de su vida para inspirar a otras personas que se han enfrentado a circunstancias así de drásticas.

Según reporta Good Housekeeping, Katherine Wolf, a los 26 años de edad, lo tenía todo: un amoroso marido, Jay, un hijo de seis meses, y una meta: el sueño de convertirse en modelo. Hasta que de repente, y sin previo aviso, en el año 2008 la vida de Katherine cambió para siempre.

Sus manos, brazos y piernas repentinamente quedaron flácidos, y Katherine cayó al piso, mientras su hijo dormía pacíficamente en alcoba contigua. Jay fortuitamente llegó a casa en ese momento de la tarde, y encontró a Katherine echa un ovillo en el suelo. Llamó rápidamente al 911.

Katherine fue llevada de emergencia al hospital, donde el marido se enteró de que había sufrido un masivo infarto del tallo cerebral.

Para salvar su vida, los doctores realizaron una operación de 16 horas, y debieron quitarle más de la mitad del cerebelo, la parte del cerebro que controla las funciones motrices y muchos nervios cerebrales vitales.

Katherine pasó 40 días en cuidados intensivos, 4 meses en el Centro Médico de UCLA, y tiempo en rehabilitación, donde aprendió de nuevo a comer, hablar y caminar.

Ahora con 36 años, Katherine aún experimenta severa visióndoble, parálisis facial parcial, sordera parcial, y falta de coordinación en su mano derecha. Pero también tiene una increíble cantidad de optimismo y esperanza. Ella y su marido fundaron Hope Heals, una ONG que defiende a las personas con discapacidades.

La pareja también escribió un libro titulado "Hope Heals: A True Story of OVerwhelming Loss", (La Esperanza Sana: Una Verdadera Historia de Pérdida Abrumadora). El libro será convertido en una película por Sony.

"Luego de las operaciones, mi mayor miedo era que la vida fuese definida por la apoplejía y discapacidades", dijo Katherine. "Pero hubo muchos momentos en que pude ver claramente lo que estaba ocurriendo. Esto no fue un error. Dios no hace errores, y entendí que era una oportunidad única de mirar la vida diferente".

En medio de su recuperación, Katherine y Jay recibieron a otro hijo. "Verdaderamente la imagen de la esperanza fue recibir a un segundo hijo biológico luego de que mi vida quedó completamente de cabeza", dijo Katherine.

En el 2017, ella y Jay lanzaron el Campamento Hope Heals, una semana libre llena de diversión y amistad entre familias afectadas por discapacitades. Más de 450 campistas y voluntarios asistieron el año pasado, y el número de asistentes de este año ya ha superado esa cifra.

A pesar de todo, la historia de Katherine de jamás perder la esperanza es capaz de inspirar a muchas personas, según Jay. "Verla seguir siendo capaz de sonreír y decir, oye, la vida puede ser buena incluso si no se parece a lo que imaginábamos, y compartir su fuerza con el mundo ha sido un honor", dijo.

¡Vaya madre tan increíble!