Madre de alquiler quedó embarazada con su propio hijo mientras llevaba el bebé de otra mujer

July 5, 2018 17:05 By Fabiosa

A Allen, de 31 años, de Perris, California, estaba sollozando tres días después de su cesárea y no era por el dolor de la cirugía sino por la molestia con la madre biológica de los gemelos que entregó.

Jessica Allen y su esposo Wardell Jasper decidieron que ella pondría su vientre en alquiler seis meses después del nacimiento de su segundo hijo, pues ella quería quedarse en casa y no regresar a su antiguo trabajo, como informó Independent.

Entonces se contactaron con la agencia Omega Family Global para que ella fuera madre sustituta y allí hicieron el enlace con la familia china Liu, quienes hacían este procedimiento en los Estados Unidos por qué en su país no es legal.

El contrato estaba escrito por 35 mil dólares y ella acordó estar con los recién nacidos durante una hora antes de que fueran retirados del hospital para verificar cómo estaban.

YouTube

Sin embargo, ella no tuvo la oportunidad de verlos. En pudieron la Sra. Liu y los bebés, Mike y Max, se fueron del hospital. Al día siguiente, ella visitó a la madre sustituta y le enseñó una fotografía en su celular.

"¡Wow! Se ven diferentes ", le dije, antes de que ella recuperara el dispositivo, comentó Allen a NY Post.

“Poco sabía que golpearía el clavo en la cabeza. No solo Mike y Max no eran idénticos, sino que tenían un ADN completamente diferente el uno del otro. Mike parecía ser un niño asiático, y era el bebé biológico de Liu y su esposo. Pero Max, medio blanco y mitad afroamericano, nos pertenecía a mí y a mi ahora esposo, Wardell Jasper, de 34 años, que trabaja para una compañía de cable”.

YouTube

Resultó que, en un incidente médico extremadamente raro llamado superfetación, ellos quedaron embarazados de forma natural, a pesar del uso de condones, después del ciclo de fertilización in vitro (FIV) durante el cual el embrión del Sr. y la Sra. Liu fue transferido al útero.

El Dr. Joel Batzofin, fundador y director médico de New York Fertility Services en Manhattan, no asociado con ninguna de las partes, confirma que la superfetación, aunque rara, puede suceder.

“En abril de 2016, después de tomar varios medicamentos, me encontré acostada sobre una mesa en un centro de FIV en Irvine, California, y transfiriendo el embrión masculino congelado de los Liu al útero.”

YouTube

En los nueve días posteriores a la transferencia, los análisis de sangre confirmaron que estaba embarazada. Según el contrato, Wardell y ella no mantendrían relaciones sexuales hasta que el médico de FIV los autorizará y sería usando condones.

A las seis semanas supieron que serían dos bebés. No obstante, nadie le dijo a Allen que ellos crecían en bolsas diferentes. Finalmente, los bebés nacieron a las 38 semanas de gestación el 12 de diciembre de 2016, en el Riverside Community Hospital en California.

“De vuelta a casa, me recuperé de la cesárea. La comunicación con la agencia fue irregular. Luego, el 10 de enero de 2017, días antes de mudarnos a nuestra nueva casa, recibí un mensaje WeChat [aplicación de mensajes de China] de la Sra. Liu. Ella me envió una foto de los bebés y dijo: "No son lo mismo, ¿verdad?", Seguido por "¿Has pensado en por qué son diferentes?".

YouTube

Una semana después, los niños, que todavía estaban en California, se hicieron exámenes de ADN y la agencia le comunicó los resultados a Jessica y su esposo: Mike era una compatibilidad biológica con los Liu, mientras que Max tenía sus genes.

Unos días más tarde, Omega le dijo que alguien de la agencia estaba cuidando a Max porque los Liu no querían tener nada que ver con él. Además que la pareja esperaba entre $ 18,000 y $ 22,000 como compensación.

“Ya habíamos gastado la mayor parte del dinero que ganamos del contrato de subrogación, pero ahora aparentemente estábamos endeudados por miles de dólares”.

Pero la primera prioridad era recuperar a Max. En ese momento la agencia ya había puesto al niño en adopción para que los nuevos padres asumieran la deuda con los Liu. Si eso no funcionaba los Liu como padres legales pensaban ponerlo en adopción.

“Le dije a la agencia en términos muy claros: "Queremos a nuestro hijo", pero aún así seríamos responsables de la factura si lo recuperabamos. Era como si Max fuera una mercancía y estuviéramos pagando para adoptar nuestra propia carne y sangre”, afirmó Jessica.

Y añadió: “Gastamos $ 3,000 en un abogado, y hubo mucha negociación forzada entre nosotros, nuestro abogado y Omega. Fue una batalla agitada, pero la agencia finalmente redujo a cero la "tarifa" que le debíamos a los Liu.

El director general de Omega, el Dr. Kyle Kramer, dijo que la compañía probablemente pagaría a los Lius alguna compensación con sus propios fondos.

Y así, el 5 de febrero, finalmente Jessica se encontró con un asistente social de Omega en un estacionamiento de Starbucks en Menifee, California, donde ella le entregó a su hijo, a quien rebautizaron como Malachi.

Ella contó su historia para concientizar a otras mujeres que estén pensando en ser madres de alquiler sobre los posibles riesgos de esta actividad.