Dos hombres con 29 esposas y 160 niños se enfrentan a arresto domiciliario por cargos de poligamia

July 9, 2018 18:25 By Fabiosa

Dos hombres con 29 esposas y 160 niños se enfrentan a arresto domiciliario por cargos de poligamia.

Por suerte no fueron a prisión. Sin embargo, han tenido que pagar penitencia por el delito de poligamia.

Se trata de dos hombres en Canadá, que fueron condenados. En este país se prohíbe a los hombres tener más de una esposa, y ellos han violado esa normativa.

La corte escuchó que Winston Blackmore, de 60 años, tenía 24 esposas y 149 hijos, mientras que James Oler, de 53, tenía cinco esposas y 11 hijos.

Según lo informado por el SCMP, este caso había estado arrastrando durante casi dos décadas, y los fiscales nombrados para investigarlo habían rechazado la oferta.

Sentían que la poligamia estaba protegida por el derecho constitucional de Canadá a la libertad religiosa. Dado que la ley que prohíbe la poligamia se enunciaba hace más de un siglo, este es solo el tercer caso para ir a juicio.

Tanto Blackmore como Oler son mormones fundamentalistas. Ellos viven en la región montañosa de Canadá en lo que describen como una comunidad unida que vive de la tierra.

La comunidad, llamada Bountiful, fue fundada a fines de la década de 1940 por uno de los familiares de Blackmore y se le dejó practicar la poligamia sin impedimentos desde entonces, informó Fox News.

"Soy culpable de vivir mi religión y eso es todo lo que digo hoy porque nunca lo he negado".

El estilo de vida de Blackmore llamó la atención de los investigadores cuando un ex miembro de la comunidad presentó una queja hace más de dos décadas. Se mantiene firme en que la oración no lo desanimará 'de practicar su fe'.

Según The Star, a Blackmore todavía se le permite trabajar y salir de la casa por emergencias médicas, pero aparte de eso, enfrenta seis meses de arresto domiciliario y un año de libertad condicional.

Además de eso, los hombres harán un total de 225 horas de servicio comunitario entre ellos.

Mientras que Oler solo recibió tres meses de arresto domiciliario, seguido de un año de libertad condicional. Ambos hombres recibieron cortos castigos porque eran "trabajadores y respetuosos de la ley".