Conoce a la "Súper mamá" de 16 hijos que maneja su propio autobús y aún confunde los nombres de los chicos

May 19, 2018 17:17 By Fabiosa

Esta mamá seguramente merece descansar el día de las madres.

Lyette Reback, de North Palm Beach, Florida, tiene 16 niños de edades entre 2 y 23 años y no siempre es fácil mantenerlos calmados y en forma. La madre confiesa que confunde nombres todo el tiempo.

Inside Edition publica que cada día, Lyette comienza con una lista de tareas pendientes relacionadas con los quehaceres del hogar y con sus hijos.

Confiesa además que si alguna tarea no aparece en la lista ella no la hace, ya que son tantas cosas para recordar que no puede con todo.

Ella lleva a casa a los niños después de la escuela, y tiene que estar pendiente constantemente de sus actividades deportivas ya que, como es de esperarse, son bastantes y son cada semana. Afortunadamente, su padre es el entrenador. 

Y todos se preguntarán, ¿Cómo hacen para transportarse todos juntos? Pues bien, tienen un autobús para ir de un lado a otro como familia.

Con respecto a la lavandería, son muchas las veces que se tiene que lavar ropa, prácticamente todos los días y mucha cargas, ya que además de usar la ropa de diario, tienen que lavar la de sus prácticas deportivas. Claramente, todos sus hijos ayudan en los quehaceres de la casa.

David, su padre, comenta que es importante para ellos enseñarle a sus hijos algunas buenas habilidades para que más adelante puedan enfrentarse a la vida. 

Conoce a esta gran familia en el siguiente video:

Asimismo, los niños también ayudan con la preparación de la comida. Al ser 16 niños, son 16 desayunos, 16 almuerzos y 16 cenas, además de contar a los padres, y por si alguno tiene una visita. Es mucha cantidad.

Sin embargo, a pesar de que muchos consideren que esto es muy complicado, Lyette confirma que vivir de esta forma siempre había sido su sueño, ya que por mucho tiempo deseó tener una gran familia. 

Lyette considera que tiene un esposo increible, que lo ha ayudado con su matrimonio y con la crianza de sus hijos, y que no la ha abandonado a pesar de ser un peso muy grande. Considera que los dos han sido bendecidos.

Por su parte, los niños también son felices viviendo todos juntos. Es verdad que nunca faltan las peleas de hermanos, sin embargo, aceptan que nunca están solos, que su vida es mucho más feliz y que siempre tienen con quién jugar.